Páginas

6 nov. 2015

Requisitos para ser una persona normal

Un año he tardado en regresar. Un año en el que han pasado tantas cosas que tendría que hacer una entrega por capítulos para contaros todo... Pero sólo quiero volver a mis raíces, a compartir y disfrutar del escribir. 

Después de descubrir mi obsesión por la comida y la relación tormentosa que llevamos ella y yo, he tenido que llenar el hueco de mi pasión de experimentar y crear en la cocina por otras aficiones que, he de decir, se han convertido en pasión, y sin relación tóxica como la que tengo por la mantequilla y la harina. Pues ya compartiré muchas de esas cosas que rondan por mi cabeza durante gran parte de la semana, aunque no me niego a compartir todas esas recetas tan ricas que tengo en mi cuaderno, pero "acondutando" (palabra canaria) poco a poco. 

Y, además, que cosa, yo enfrascada en mi cocina y mis quehaceres, y siempre escucho la misma frase de mis amigas más íntimas, "debiste hacerte terapeuta". Quizás por ese análisis continuo que hago de la vida y la fauna que en ella vive. Pues de eso sí que tengo para escribir, largo y tendido. 

Inaugurando con buen pie comienzo una lista (porque me pirrian las listas, de todo tipo) sobre películas que he visto y tengo algo que decir. Y aunque hable de esta película en primer lugar no significa nada, solo que fue la última que vi, hace dos días, y la tengo presente en mi cabeza.

Me puse a ver Requisitos para ser una persona normal. Una película española, y ya sobre esto tengo que escribir. Cada vez me gusta más este género en el cine español, y hago una aclaración, para mí este tipo de historias como también Las ovejas no pierden el tren, La gran familia españolaCarne de gallina o Atún y Chocolate no me parece de la misma línea de otras como Ocho apellidos vascos, no digo que sea esta última entretenida, pero me parece muy simplona. Entonces, dentro de comedia, hacemos esta diferencia. 


Me gustan las películas que cuidan mucho el lenguaje y el color. Esto me llama mucho la atención. Requisitos para ser una persona normal me recuerda mucho a Juno, creo que le regalan muchos guiños, y también me recuerda a 500 días juntos. Me gustan las historia fresquitas, que te entretienen pero además, te la muestran muy entrañablemente. Y otro elemento fundamental para que la historia funcione, la banda sonora. He visto películas que sólo las he salvado por su banda sonora. Me encantan esas bandas sonoras cuidadas, con canciones que te recuerdan a tu propia vida y eso, eso es el arte de conectar con el espectador. Con esta película me ha ocurrido eso. La historia, en un principio algo simple, pero que van entrañando un reflejo de lo que es la vida, de manera sutil, sin ahondar en tragedias, pero por no ahondarlas no significa que no estén ahí. Y eso es la vida, ja.

Se mezcla una historia bonita, una chica que quiere ser normal, pero como le dije a un amigo, evidentemente la película no trata de conseguir ser una persona normal. Esta chica conoce a un chico que es de todo menos normal, pero no parece que le importe mucho, exceptuando que quiere dejar de ser gordo. Momento paradójico en la película, ella tiene un hermano que cumple todos los requisitos para ser una personal normal, tiene amigos, familia, casa, trabajo, en busca del amor, aficiones... y tiene síndrome de Down. Me gustó mucho este tip en la historia. 

Todo esto aderezado con una banda sonora muy bien empleada, muy indie, como me gusta a mí. 

Y reflexionando sobre el mensaje de la historia. Pensaba sobre la hipocresía de este mundo, te plantan una historia para animarte a que no seas como el común de los mortales. Ahora se aprecia mucho la originalidad, la creatividad, en este mundo moderno en que vivimos. Pero en realidad es una mentira. Las personas que no son muy comunes no siempre son aplaudidas, y el precio por sobresalir un poco en algo a veces es demasiado alto. 

Yo no me considero tremendamente especial de los demás. Es verdad que tengo una forma de ver el mundo, las cosas y las personas un tanto, digamos, peculiar. O puede que simplemente invierta más tiempo en observar, analizar y buscar el por qué de las cosas. Pero sí es verdad que desde que era pequeña, en un alto porcentaje de situaciones, me sentía fuera de lugar. Esta es una sensación que me ha acompañado desde que tengo uso de razón. Muchas veces he sentido que aquel no era mi lugar o mi momento. Por ello me he ido forjando (inconscientemente hasta hace poco) un esquema de vida donde me siento más en mi zona de confort. Y es ahora que he construído mi mundo cuando puedo estar en lugares y situaciones que no van conmigo, pero ya no me siento perdida, porque sé cual es mi hogar (yo mismamente).

Sí defiendo algo que hoy se encuentra totalmente en el olvido y quién lo practique ya no se considera normal. Y hablo de la capacidad que puede tener el ser humano a cambiar. Esas pancartas que inundan en las vallas publicitarias de nuestra vida con slogans del tipo "Sé fiel a tí mismo" "Despréndete de lo que te cargue" "Haz lo que te pida el cuerpo", a mí la verdad es que me parece una chorrada como una casa, y los que escriben esos slogans a parte de tener una filosofía de herbolario un poco manida, evidencian  infantilismo e incapacidad para madurar. ¿Cómo voy a ser fiel a mí misma y hacer lo que me pida el cuerpo? Estaría a tortas todo el día con el que me cruzara. Pero de verdad, alguien piensa que si nos dejáramos ser nos iría mejor? O esa idea de "yo no cambio por nadie". Pero vamos a ver, la idea es evolucionar o involucionar? que pasa por cambiar, por ceder, por sumar? Esa necesidad de afincarnos en esas posturas donde lo único que se infla es el ego sólo lleva a la soledad. 

Esa es mi lucha cada día, cambiar, mejorar, sumar, construir... amar. Conocerme profundamente, alimentar esas virtudes que encuentre y cambiar esas otras cosas que me impiden ser mejor. Pero seguro que esto suena muy maniqueo no? Está claro que somos luces y sombras, y las sombras serán nuestras fieles compañeras de por vida, pero dejemos que entre la luz, abramos las ventanas, esforcémonos. Y esto, esto es no ser normal, hoy, en este mundo, si cambias es que eres débil.

y mi slogan es : "No es libre el que hace lo que quiere, sino el que hace lo que debe".

ea! y lo dejo ya porque me lío y no me levanto de la silla. 

Recomiendo la peli, me hizo pasar un rato agradable.

Bienvenido viernes!


No hay comentarios:

Publicar un comentario